Uno a uno se han ido alejando los directores de la ANFP. Hace algunos instantes renunciaron Raúl Jélvez y Arturo Aguayo dejando al directorio sólo con dos dirigentes.

El presidente Sebastián Moreno, seriamente cuestionado por su gestión, se aferra a su cargo sólo con el precario respaldo de Marco Kaplún quien hasta el momento se mantiene en su cargo.

Ademas cuenta, aparentemente, con la adhesión de la Universidad Chile, Universidad Católica, Colo Colo y Wanderers.

Su caída es inminente y podría ser a través de la presentación de una censura en su contra.

Aparentemente Sebastián Moreno está buscando una salida negociada y sujeta a un plazo acotado o bien podría jugar una última carta e insistir en que los clubes apoyen finalmente a Arturo Yunque y a Johan Giesse a quienes postula para reemplazar a parte de los renunciados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.