En entrevista con el diario francés Le Figaro, el nuevo rey de Flusging Meadows revela sus sentimientos luego de levantar su primera gran copa.

¿Qué representa esta victoria?
He logrado el objetivo de mi vida. Este sueño me ha acompañado durante muchísimos años, desde mi niñez. He trabajado mucho por ello, toda mi vida. Ahí está hecho. Es un gran logro, no solo para mí, para todo mi equipo, mi familia. Supongo que también hoy les devuelvo todo lo que me dieron.

¿En qué pensaste cuando te caíste al suelo?
Fue un gran alivio. Había mucha presión, mucha emoción. Físicamente, fue súper duro. Las últimas cuatro semanas tampoco han sido fáciles. Fue un todo.

¿Te ha ayudado tu experiencia de tres finales disputadas antes?
No creo. Estaba tan tenso al principio … Tenía tantas ganas de este título, y sin duda tenía en mente el hecho de que si perdía, sería mi cuarto fracaso. Todos estos pensamientos pasaron por mí. Afortunadamente, las cosas cambiaron en el tercer set y luego se convirtió en 50/50.

¿Cómo explica esta afluencia de estrés tanto para Zverev como para usted?
Para él, fue su primera gran final, luego ni él ni yo tuvimos que competir con un jugador del Big 3 (nota del editor: Djokovic, Nadal, Federer). Sabíamos que teníamos una gran oportunidad. Al final del día, sabíamos que en un tie-break del quinto set, cualquiera de los equipos podía ganar. Eso explica por qué no jugamos nuestro mejor tenis.

Pero eras el favorito …
Los medios me convirtieron en el favorito. Pero se de lo que Sascha es capaz. Esperaba un partido duro.

¿Hubo un momento en el que ya no lo creías?
Era difícil de creer, pero yo lo creía. Una final de Grand Slam … me dije a mí mismo «Estoy jugando mal, estoy demasiado tenso, mis piernas pesan, mis brazos pesan». Pero la esperanza nunca me ha abandonado. No era demasiado tarde cuando regresé en el tercer set. Allí, creí cada vez más en ello. Pero Sascha, también creía al 100%. Solo pudo terminar en el tiebreak del quinto set «.

Te hemos visto sufrir físicamente. ¿Cómo superaste esto?
Empecé a tener calambres. Fue la primera vez en años. Pero el problema era principalmente mental. Estuve súper tenso todo el día. En cierto modo, mi fe hoy ha sido más fuerte que mi cuerpo.

Roland-Garros sucederá rápidamente. ¿Cómo gestionará esa transición?
Creo que físicamente estaré bien, al 100%. Tendré suficiente tiempo para recuperarme. Pero la pregunta es cómo voy a manejar esto emocionalmente, mentalmente. Nunca he estado en esta situación en la que acabo de lograr un gran objetivo. Espero que de ahora en adelante juegue un poco más liberado en los otros grandes torneos.