Lo hizo todo un poco mejor que Casper Ruud, su rival en tercera ronda de Roland Garros. En los golpes fuertes, la concentración, la resistencia o el servicio, y el revés. Muchos juegos se estiraron más allá de lo razonable, como diez minutos para el 3-3. O el primer juego del segundo set, ganado por Thiem en su sexto punto de quiebre. Nada de eso empañó una victoria sólida, consolidando al austríaco como uno de los favoritos en París.

Casper Ruud, una de las jóvenes promesas del tenis mundial, cuenta con golpes talentosos y potentes, suficiente para complicarle el partido a cualquiera. Pero Thiem, a pesar de haber ya confesado que luego de Roland Garros debe tomar un descanso,  fue mas paciente y metódico para imponerse por un cómodo (6-4, 6-3 y 6-1).

Si se sigue la lógica, debería enfrentarse a Wawrinka, Schwartzman, Nadal y Djokovic antes de soñar con su segundo título consecutivo de Grand Slam. Por lejos quien mas complicado tiene el cuadro. Sin embargo su peligro mas inminente es sin duda el desgaste y cansancio que siente luego de una exigente temporada. Signos que, hasta el momento, ha sabido dosificar con partidos cortos, son perder un sólo set.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.