Un día 5 de junio, pero del año 1991, Colo Colo obtenía el título de la Copa Libertadores de América transformandose así en el primer y único club nacional en obtenerlo.

En una fría noche y un estadio Monumental repleto lograría coronar la impecable campaña de la mano del técnico croata Mirko Josic, ganando al Olimpia paraguayo por 3 goles a 0 con extraordinarios goles de Luis Pérez y Leonel Herrera.

Un plantel potente formado, entre otros, por Daniel Morón, Miguel Ramírez, Javier Margas, Lizardo Garrido, Rubén Espinoza, Gabriel Mendoza, Juan Carlos Peralta, Rubén Martínez, Jaime Pizarro, Luis Pérez, Marcelo Barticciotto, Patricio Yáñez, Leonel Herrera y Ricardo Dabrowski dio esta satisfacción a la hinchada popular y al fútbol chileno logrando una copa internacional jamás antes alcanzada.

Pero el gran artífice de está victoria fue su técnico Mirko Josic que había logrado el título de campeón mundial juvenil organizado por nuestro país años antes dirigiendo a la selección de Yugoeslavia y dejando una muy buena impresión por el juego exhibido.

En un gran esfuerzo económico Colo Colo logró contratarlo significando su presencia un verdadero giro en los sistemas tácticos aplicados en nuestro país. Pero como suele ocurrir con nuestro medio, no tuvo el reconocimiento que merecía. Es más, su fútbol y su estilo no han contado con la importancia que se merece de parte del estamento técnico criollo. Algo similar que más adelante ocurriría con Marcelo Bielsa y el propio Sampaoli.

Uno de los triunfos más importantes para alcanzar está estrella fue el disputado en el estadio Monumental frente al Boca Juniors de Washington Tabarez y que, lamentablemente fue empañado por hechos de violencia inaceptables que dieron la vuelta al mundo.

Con legítimo orgullo Colo Colo puede exhibir este exclusivo título de campeón de la Libertadores de América.