Con lo que todavía se está viviendo en gran parte del continente, es difícil centrarse exclusivamente en el fútbol, aunque sea incluso con la vuelta de la Copa Libertadores, el principal campeonato de clubes de América. La pandemia por el COVID-19 está haciendo estragos en muchos países, con un número preocupante de fallecidos, pero pese a ello la Conmebol le da el reinicio a la Libertadores desde hoy.

Si bien los protocolos son exigentes, generará mayores riesgos en cada uno de los países donde se jugará la Copa. Los equipos tuvieron la posibilidad de elaborar una lista mayor, de 50 jugadores, contemplando la posibilidad de que algún plantel sufra varias bajas a causa del coronavirus. Los equipos deberán respetar a rajatabla el protocolo sanitario de Conmebol, que fue aprobado por los Gobiernos Nacionales. En algunos casos, como en Uruguay, con mayor cantidad de exigencias.

Los planteles no podrán practicar en un país que no sea el suyo y tampoco podrán recibir visitas ni familiares en los hoteles. La idea es que los clubes estén la menor cantidad de tiempo posible en el país que visitan.

Serán 16 los partidos que se jugarán esta semana por la fecha tres de los diferentes grupos. Vale recordar, además, que en cada uno de los países hay un grupo de árbitros que se quedarán fijos para impartir justicia en los duelos de Copa Libertadores.

Image

Image

Otro aspecto a tener en cuenta es que no todas las ligas nacionales han comenzado en los países de América. De hecho, hay cuatro países que empezarán primero a jugar la Libertadores antes que las ligas locales de sus países; se trata de Argentina, Colombia, Bolivia y Venezuela, países que han sido muy golpeados por el virus y que lamentablemente han registrado miles de muertes. Como Brasil, pero en este caso el Gobierno Nacional y las autoridades del fútbol tomaron otro camino, que fue el de empezar el Brasileirao a pesar de las cifras sumamente preocupantes.

Si bien la Liga de Colombia empezará a jugar este próximo viernes 18 de septiembre, Argentina, Venezuela y Bolivia recién regresarán a jugar en octubre. Los del altiplano no tienen la fecha exacta mientras que Argentina iniciará el 15 de octubre y Venezuela un día antes.

Ojalá que los protocolos sanitarios establecidos por la Confederación Sudamericana de Fútbol sean efectivos y respondan acorde a las expectativas, para no sufrir un agravamiento de la pandemia por el fútbol en el continente americano.

En lo que respecta al juego, es lógico que se vean diferencias en la intensidad, porque algunos equipos estarán saliendo de la pretemporada y otros llegan con rodaje de haber disputado encuentros oficiales en sus países.

Una situación verdaderamente insólita atraviesa el técnico de Estudiantes de Mérida Martín Brignani. El DT nacido en Mar de Plata viajó a su ciudad natal en mayo con autorización de su equipo debido a la pandemia del COVID-19. Por los aeropuertos cerrados nunca pudo volver y ahora dirige las prácticas por Zoom y podría dirigir los partidos por celular.

Image