ZANARDI CORRE EL RIESGO DE PERDER AMBOS OJOS

Zanardi recibió la mayor parte de la heridas y golpes en la cabeza.

298

Niccolo Zanardi, el hijo del ex piloto de Formula 1 Alex Zanardi, publicó una foto conmovedora en Instagram @niccolo_zanardi, donde muestra su mano sobre la de su padre. Niccolo escribe: «No dejaré ir esta mano».

Alex Zanardi, quien perdió ambas piernas en un accidente de carrera en el 2001, tuvo otro grave accidente el 19 de junio, cuando chocó con un camión en una carrera de bicicletas de mano en Italia y sufrió heridas graves en la cabeza. Desde entonces, los médicos han estado luchando por la vida del corredor de 53 años. Según los médicos que lo tratan, Zanardi corre el riesgo de perder ambos ojos.

El ex piloto también recibió el apoyo del Papa Francisco, quien le escribió una carta en la «Gazzetta dello Sport»: «Querido Alessandro, tu historia es un ejemplo de cómo puedes comenzar de nuevo después de una parada repentina. Has hecho una enseñanza a la humanidad a partir de una discapacidad. En este momento doloroso, estoy cerca de ti, rezo por ti y tu familia».

Alex Zanardi ha estado en coma artificial desde su grave accidente de bicicleta de mano. Mientras tanto, la investigación en torno al accidente continúa. El conductor del camión con el que chocó Zanardi dice que el accidente fue inevitable. El italiano había perdido el control de su bicicleta de mano cuando se encontró con el camión, por lo que además se están investigando las medidas de seguridad de la carrera.

Alex Zanardi recibió la mayor parte de la heridas y golpes en la cabeza, por lo que ahora, además de haber pedido las piernas cuando era piloto de autos, corre un enorme riesgo de perder ambos ojos.

En el 2001, Zanardi competía en la  «The American Memorial» de la CART, cuando vino el accidente a falta de 13 vueltas para el final, y con el italiano en la punta. Después de una parada tardía en los pits, Zanardi salía de nuevo a la pista cuando aceleró bruscamente y perdió el control del auto y su coche fue impactado de costado, detrás de la rueda delantera, partiendo el monoplaza por la mitad. La colisión le provocó la amputación de las dos piernas por encima de la rodilla. Zanardi perdió una gran cantidad de sangre (casi las tres cuartas partes del volumen total), pero los equipos médicos llegaron rápidamente y sobrevivió.

Hoy enfrenta otra vez las consecuencias de un accidente deportivo. El mundo y especialmente Italia esperan en vilo la evolución de uno de sus máximos ejemplos de superación y reinvención.